Salvan pie de paciente que vive con Diabetes a través de cama Hiperbárica

Con la intervención oportuna del servicio de Cámara Hiperbárica en el Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”, se evitó la amputación de una de las extremidades de un paciente diabético con el pie izquierdo dividido a la mitad.

El titular de este servicio, el médico especialista Carlos Eduardo Alcalá Guerrero explicó la efectividad al 100 de esta modalidad en el tratamiento de recuperación a pacientes con pie diabético, heridas crónicas, sordera súbita, intoxicación por monóxido de carbono, lesiones por aplastamiento, escaras, quemaduras, úlceras en piernas y pies, entre otros.

“La atención consiste en valorar al paciente y programarlo 10 sesiones de una hora en la cámara hiperbárica, que otorga presión atmosférica elevada de oxígeno puro, llega a los lugares del cuerpo donde hay deficiencia; al respirar ese oxígeno se diluye en el plasma, satura la hemoglobina que sirve de transporte del oxígeno a todo el organismo, pero principalmente va a actuar donde hace falta, como a los pacientes diabéticos”, destacó.

En el caso del paciente Ramón Chiquini García, quien tras un percance sufrió una lesión muy delicada en su pie izquierdo debido a la diabetes, tenía dividido el pie por la mitad, específicamente de la planta del píe hasta llegar a los dedos; asistió a 40 sesiones de cámara hiperbárica evitando la amputación.

En su intervención testimonial el paciente describió que el pronóstico inicial no era favorable “Mi pie cerró, el pronóstico no era favorable ya que podía perderlo me dijeron los médicos, ahora tengo mi pie sin dolor, no sufro hinchazón y puedo realizar mi trabajo sin complicaciones después de ocho meses con el pie así, andar en silla de ruedas y muletas, lo logré porque no me lo cortaron, evité la amputación”, dijo en su testimonio el paciente.

En el 2018 el Hospital General de Especialidades brindó 900 sesiones terapéuticas de cámara hiperbárica, con el indicador de más del 90 por ciento de mejoría en los resultados de recuperación de los pacientes, ya que redujo los tiempos de tratamiento y una mejor cicatrización por úlcera o pie diabético.

“El beneficio de este tratamiento es llevar el oxígeno faltante al lugar del cuerpo en donde hay poca accesibilidad, por enfermedad crónica degenerativa, la obstrucción de un vaso o traumatismo y además ayuda a tratar secuelas de procedimientos oncológicos, por ejemplo, los niños y niñas que son sometidos a radiaciones o quimioterapia para tratar la leucemia”, enfatizó el médico.

El especialista aseguró que la constancia en el tratamiento es vital, por lo que el paciente debe acudir a las sesiones programadas, no debe suspenderlas ya que para obtener el máximo beneficio, el organismo debe mantener una acumulación de oxígeno, y en caso de que se suspenda deberá reiniciar el tratamiento.

“Las recomendaciones para acudir al servicio de la cámara hiperbárica es que el paciente asista de manera higiénica utilizando agua y jabón únicamente, no deben usar crema corporal, perfume, desodorante y dentaduras postizas, usar ropa 100 por ciento de algodón; las mujeres no pueden usar spray, maquillaje, pintura de uñas, aretes, collares, anillos y reloj, en general no deben padecer gripa o tos”.

Lo Comentarios están cerrados.