Política inestable, candidatura insegura

#EjerciciodeOpinión | Por José Fuentes Santos

Tal como reza el refrán, sobre todo en política, del plato a la boca se cae la sopa. Así, en el proceso de calentamiento del caldero electorero, que no electoral, muchos suspirantes y ambiciosos de poder, de un día a otro ven retrocesos en su andar conquistado simpatías. Otros y otras,  quienes daban por descontado su candidatura, una semana después, tuvieron que recular sobre su propia soberbia al percibir su realidad. Señores y señoras, la política inestable nos subraya que nada está escrito en el plano terrenal electoral, al menos en estos momentos.

En el PRI, donde se dice que Christian Castro Bello cabalga en caballo de hacienda hacia la nominación por la candidatura, pareciera que se replantean las cosas, Pedro Armentía López aprieta el paso en el hándicap tricolor y su participación en el cierre de los foros ¿Qué quieres para Campeche? lo posicionó como el idóneo de darse un enroque priista. Pero, la lectura podría ser equivocada, dado que Cristian le dedicó su tiempo libre al municipio de Carmen, lo que obedece más a la estrategia afianzadora de partido, que a posiciones personales. Veremos en los próximos días.

Mientras tanto en el PAN, se remarca el distanciamiento con Eliseo Fernández Montufar y en contraparte se placea a Salvador Farías como la posición a negociar en la alianza PRI-PAN-^PRD, ello pese que dicho de propia voz, Chava Farías no ve con buenos ojos las alianzas y echado pa` lante, asegura que el albiazul podría triunfar solo, pos tiene con qué… y Eliseo apá?… El seguramente, como se expresan los propios panistas, estará sentenciado a satisfacer su ambición de ser candidato a la gubernatura desde el Partido Movimiento Ciudadano, donde deberá  purgar el pecado de impulsarlo, pues ya lo ven como traidor, pues tanto el dirigente estatal Pedro Cámara y el propio tres veces alcalde de Candelaria, Chava Farías, ellos si están dispuestos, como dicen sus estatutos a anteponer el bien de México, incluso sobre los intereses partidistas y personales. Esto confirma  y justifica la eminente alianza.

En Morena, también hay cambios sustanciales en su ambiente preelectoral,  tan solo  la frase, “vengo por Campeche”, perdió el peso e intención. Y es que la soberbia se paga y doble. Hoy, ante la polarización de los morenistas, y hablo de los dueños del partido  que operan en la capital del país, no de los militantes;  Layda Elena Sansores Sanromán, en tan solo una semana, le bajo dos rayitas a su modulación.

La postura en su segunda visita a Campeche, confirma  que ya le cayó el 20 que no es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después, pues el amor se convirtió en costumbre y con el tiempo, en un lastre difícil de arrastrar.

La encuesta es un riesgo latente, donde la juventud y capacidades corroboradas no solo por Andrés Manuel, sino por Olga Sánchez Cordero, Ricardo Monreal  en el Senado y Mario Delgado,  desde el propio Morena, apuntalan a Rocío Abreu;  aun cuando lo que en realidad causa temblorina en la alcaldesa de Álvaro Obregón, es sin duda la inclusión de Renato Sales Heredia. La moneda está en el aíre.

Por cierto, en el PT, quien pareciera no inmutarse con el devenir electorero, raund de sombra previo al arranque de la encuesta  y  que, ojo,  podría confirmar el acuerdo no escrito de que él será el ungido,  es precisamente Renato Sales Heredia, quien con su estilo reservado y calculador, prepara el zarpazo, pero sin engancharse, lo que le ha valido un avance en territorio morenista.

No obstante de la lectura de los últimos días, el panorama cambiante no garantiza absolutamente nada para nadie, por lo que la recomendación que les damos, es no engancharse, no pelearse y menos apanicarse…. nos vemos la semana próxima.