Morenistas en apuros por tiempo de elecciones

#EjerciciodeOpinión | Por José Fuentes Santos

Siempre lo he dicho. «La culpa no es del indio sino del que lo hace compadre». No obstante de los nulos resultados, presencia y penetración de los actuales diputados y funcionarios federales del Movimiento de Regeneración Nacional en la política local, quienes mención  a parte, aun no saben que hacer  en sus encargos por ignorarlo, salvo contadas excepciones como la doctora María Sierra Damián, pues los demás solo aprendieron en el camino andado a cobrar sus quincenas y hacer bola en el Congreso del Estado, al acercarse las elecciones, resulta que los más ingenuos se dicen merecedores de una nueva postulación e incluso, lo mas penoso, se creen con capacidad intelectual para gobernar Carmen o el Estado de Campeche.

El Partido Morena, según información que circula entre sus propios militantes, ya decidió el genero de sus candidatos que participarán en la contienda a la gubernatura en 15 entidades del país. 

Así, en  Baja California, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Zacatecas, serán hombres; en tanto que en Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y  Campeche, serán mujeres.

Esta supuesta decisión de Morena viene a convulsionar aun más el proceso electoral en marcha. En el caso de nuestra entidad, las dos mujeres que seguramente se disputan la nominación son Layda Sansores Sanromán y Rocío Adriana Abreu Artiñano; dos entes con experiencia legislativa, política y administrativa.

Ambas, con probada preparación, las dos con afectos directos de Andrés Manuel López Obrador, pero… una de Campeche capital y otra de Carmen, lo cual abre el debate, pues de no quedar la senadora Abreu Artiñano en la gubernatura, es casi seguro que venga a de candidata a la alcaldía de Carmen.

Ante esto, no la tienen fácil los morenistas, pues deberán mostrar, cosa que hasta el momento no se les ha visto: madurez, civilidad y capacidad para discernir sus procesos internos, pues tan valiosa una como la otra;  pero solo saldrán bien librados, si se reagrupan, si actúan con inteligencia y sin apasionamientos viscerales, lo cual, según vemos en las actitudes de los pseudolíderes y suspirantes, sería como pedirle peras al olmo. 

La miopía, soberbia y enanismo mental de quienes se ufanan de liderar encuestas y ser los dueños de Morena en Carmen, podría, quizá facilitar la derrota. Sería penoso verlos llorar porque les quitaron el dulce ajeno con el que se engolosinaron con sus fantasías, con sus perversidades mentales. Démosle tiempo al tiempo.